Adicción al juego

Adicción al Juego

Síntomas y efectos del juego patológico.

Un jugador patológico se vuelve adicto a la emoción de apostar cantidades cada vez mayores y asumir mayores riesgos, a menudo con resultados catastróficos. Las personas que experimentan problemas con el juego pueden estar totalmente preocupadas con las apuestas y pueden volverse extremadamente inquietas e irritables si intentan dejar de hacerlo. Sufren una pérdida similar de control, negación y comportamiento compulsivo que las personas que son adictas a sustancias como las drogas o el alcohol. Con frecuencia, una adicción al juego resulta en otras adicciones que sirven como mecanismos de afrontamiento para las personas que están estresadas por la actividad. Muchos jugadores recurren a las drogas, el alcohol y otras actividades para aliviar la ansiedad provocada por el estilo de vida del juego.

Tratamiento para el juego patológico.

El juego patológico puede desarrollarse a partir de una combinación de causas psicológicas, genéticas, físicas y sociales. Los factores que pueden contribuir a las causas subyacentes de la adicción al juego incluyen trastornos del estado de ánimo, desequilibrios bioquímicos y neuroquímicos, eventos estresantes de la vida y abuso infantil. Abordar estos problemas puede ser un proceso complejo y difícil. Nuestro equipo de expertos puede proporcionar un diagnóstico adecuado de todos los trastornos asociados con la adicción al juego. Las lujosas condiciones, la total discreción y una gran variedad de instalaciones lo ayudarán a dejar de pensar en el juego y lo alentarán a jugar por una vida mejor.

Descripción

Sobre la adicción al juego. Una compulsión asesina

Muchas personas encuentran que los pasatiempos como los juegos en línea y apuestas online, las máquinas tragaperras, el blackjack, el póker o una visita al casino son formas de disfrute. Sin embargo, cuando el entretenimiento se convierte en adicción, es difícil admitir el problema. La adicción al juego es un trastorno psicológico que puede dominar la vida de un individuo en detrimento extremo del bienestar mental y físico, así como de los valores ocupacionales, materiales y familiares. Puede causar graves daños a la salud física y mental y puede conducir a la ruina financiera y la muerte. Un estudio de la Universidad Complutense de Madrid descubrió que uno de cada cinco jugadores que habían llamado a una línea de ayuda había intentado suicidarse previamente.